A veces los artistas somos considerados unas entidades supernaturales que pueden encontrar una musa* e inspirarse con el sonido del viento, o algo así. Lo cierto es que muchas veces el proceso de creación es poco menos glamoroso, sin una pizca de inspiración y hasta bastante mecánico. Para las personas creativas que tenemos que hacer de nuestra pasión un trabajo (para comer y pagar las cuentas), a veces hay que lidiar con fechas de entrega o días particularmente pesados en donde no podemos ni dibujar una línea; aquí es cuando aparece el famoso “bloqueo de artista” o writer’s block.

1_bloqueo

En definición, es un estado anímico y físico en donde no fluyen las ideas y la hoja en blanco se convierte en uno de los mayores enemigos para un diseñador. Es totalmente impredecible, puede atacar en cualquier momento y su duración es variable (de horas a meses, hasta años). Claro, otra cosa que hay que entender del Bloqueo de Artista puede aparecer, pero eso no significa que estemos sin dibujar. En particular opino que podemos crear cosas, pero no estamos cien por cien satisfechos con lo que hemos dibujado. Creo que la mejor manera de explicarlo es con la inhabilidad de plasmar en la hoja de papel una idea tal cual la hemos imaginado en nuestra cabeza.

Este ser es capaz de quitarle las ganas de dibujar a cualquiera, pero, ¿qué hacer cuando se debe trabajar y terminar encargos?

Aquí les dejo cinco maneras para llevar a tu Bloqueo de Artista de la mano y no dejar que te arrastre:

2_bloqueo

Uno: Toma distancia

Cuando estamos mucho tiempo enfrascados en una idea, un mood o simplemente una pose, es muy complicado dar con lo que no está funcionando. Esto es un efecto secundario de la sobreexposición, por lo que lo más sano es mirar desde otro ángulo, o no mirarlo para nada.

En lo particular me pasó mucho con una obra que tenía que ver todos los días por cuestiones de espacio. Tenía mi caballete en mi habitación, y mientras dormía podía sentir el cuadro que me miraba, rogándome (o regañándome) que lo terminara (además que tenía la fecha de entrega encima). Lo siguiente que pasó fue: tuve que cambiar el caballete físicamente de espacio para acabar con mi agonía. Después de unos días, lo volví a colocar en su sitio y como arte de magia lo terminé en una sentada.

Si no hubiese tomado distancia espacial y mental del cuadro, no hubiese podido terminarlo a tiempo.

Dos: Sigue dibujando

Este puede parecer una contradicción con respecto al primer punto, pero a veces la cura para no dibujar es dibujarlo todo. Toma inspiración de objetos que tienes a tu lado y trata de sacar “líneas de tu sistema”.

Lo veo como una especie de calentamiento hasta entrar en forma y dibujar como queremos. El truco de esto es dedicarse a no pensar mientras se bocetea, y convertirlo en un ejercicio de depuración para que podamos afrontar las nuevas ideas. Del mismo modo, también pasa que no podemos tomarnos el lujo de dejar dibujar (ver punto 1) y necesitamos estimular rápidamente la musa, inspiración, o como quieras llamarla, para poder completar una entrega.

Tres: Cambia de ambiente

Como trabajo desde casa y estoy expuesta al mismo espacio donde descanso y realizo todas mis actividades, existe el riesgo de que se convierta en algo monótono a la hora de buscar inspiración e ideas, por lo que puede ser muuuuy beneficioso para el proceso creativo buscar sitios distintos en donde puedas dibujar.

Mis opciones favoritas son:

  • En la sala (la más instantánea de todas).
  • En mi café favorito (el mío es Cuppa Café o Muz Café en Maracaibo).
  • Mientras espero en el banco (Aunque no lo crean, han salido cosas buenas de allí).
  • En el Museo
  • En un encuentro de Ilustradores (Como los que organizan los chicos de Garabateando en Maracaibo).

Cuatro: Consulta a un amigo

Este comodín es muy útil cuando no solo sientes que estás estancado en una idea, sino también a nivel artístico en cuanto a estilo, objetivos, etc. Soy muy afortunada de contar con amigos cercanos que comparten mi oficio, por lo que podemos compartir nuestras inquietudes sin muchas explicaciones por delante. Además que ellos podrán ofrecer críticas constructivas acerca de lo que haces o incluso darte ideas de qué cosas dibujar para salir del Bloqueo.

Cinco: Intenta de nuevo

Volver al ruedo, incluso luego de haber intentado todas estas opciones. La perseverancia se convierte en el mejor aliado a la hora de derrotar un enemigo tan presente como lo es el Bloqueo de Artista, ya que si prescindimos de dibujar, le estamos dando espacio para que estorbe más en nuestro trabajo. Quizá el producto que hacemos mientras estamos bajo su influencia no sea la mejor muestra de tus habilidades, pero hay un cierto sentimiento de satisfacción al terminar algo a pesar de las adversidades.

Recuerden que esto de ser ilustrador también puede ser algo así como un deporte extremos cuando nos enfrentamos a nuestras propias inseguridades, vicios y defectos a la hora de plasmar nuestros pensamientos en un papel. Estas son mis maneras y espero que les sirvan de ayuda.

¿Tienen otra manera de combatir el Bloqueo de Artista?

Recuerden dejar su correo en la cajita de suscripción para recibir más posts sobre mi proceso en ilustraciones, trabajar freelance y muchas cosas más, directamente en su bandeja de entrada ♥

¡Muchas gracias por leerme!

firma_fabi

Posted by:Fabiana Parra

Soy una comunicadora visual venezolana con amor hacia las flores y una manía por dibujarlo todo. Me gusta escribir sobre la creatividad, el café y documentar mis experiencias desarrollando proyectos de ilustración.

2 replies on “5 maneras de vivir con el Bloqueo de Artista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s