rutina2_1

Creo que si me pongo a contar la historia de cómo terminé aquí, haciendo lo que amo, sería un poco desordenada y me seguramente me desviaría en cinco mini historias irrelevantes, jamás llegando al punto. Sin embargo, quiero tocar el tema de ser un profesional freelance en este post, específicamente el día a día de un ilustrador. Obviamente, todo es desde un punto de vista muy personal, pero la principal razón detrás de esto es de romper el mito de que todas las personas que trabajan desde casa lo hacen en pijamas y sin ducharse.

No es mi caso. Puede ser por el hecho de que trabajé tres años en oficina, sumando el hecho de que puedo ser uuuuun poco, poquito (bastante) obsesiva con la planificación de cosas. Desde que comencé a trabajar por mi cuenta, tuve que hacer varios ajustes en mi rutina para llegar a un sistema que funcione ¡Así que hoy los llevo conmigo en mi lista de pendientes como ilustradora freelance!

rutina4

Así es como se ve un día de trabajo normal en mi vida. Lo más importante que debo recalcar son dos cosas: la importancia de establecer un horario con un inicio y un final y conocer lo que mejor funciona para tí.

Por ejemplo, en lo particular no soy una persona mañanera. Luego de muchas amanecidas estudiando Arquitectura, tengo como 30 años de sueño viejo que completar. Es por ello, que la mañana para mi es cero creativa, creo que le tengo alergia al sol y necesito como dos tazas de café negro para funcionar. Conociendo esto, organizo mi trabajo en función de esto y coloco todas las actividades “administrativas” o de planificación en ese horario.

¿Qué implican estas actividades?

  • Responder correos.
  • Actualizar redes sociales (personales y las de mis clientes)
  • Preparar presupuestos y consultar precios.
  • Planificar posts para el blog.
  • Tomar fotografías (y aprovechar la luz natural).
  • Reunirme con clientes.

Otra cosa que debo aclarar es lo que significa separar el trabajo del descanso. Me tomo un descanso para el almuerzo y luego continúo con la lista de pendientes. En un día normal puede parecer corta, en otros desborda. A mi me cuesta un montón mantener objetivos reales por día, así que lo que me gusta hacer más es establecer objetivos por semana para poder evaluar mi desempeño al final de la misma. ¡Todo depende de lo que mejor te funcione! A mi al menos me hace sentir menos mal cuando pasa un día y no hago tooooodo lo que tengo que hacer.

rutina1

Mi peor enemigo es mi celular cuando trabajo, por lo que lo pongo en un lugar físicamente separado de mi escritorio. Y hablando de él, así luce en un día en particular: tengo a la mano mis libretas importantes (la de ideas y pagos), además de la agenda como un recordatorio andante y otra libreta aparte en donde escribo los trabajos pendientes y las correcciones a realizar. También hice la inversión en una mini pizarra acrilica para escribir las cosas más urgentes, para que no se me olviden.  Otras cosas incluyen, la merienda, escoger la playlist del día y de procurar descansos cada media hora (aún estoy tratando de ser más diligente con eso…) para no acalambrarse.

Cuando se termina el día de trabajo, se termina el día de trabajo. No es sano crear hábitos como trabajar hasta tarde sólo porque salió “algo extra”. Las personas tienen la concepción errada de que ser “Freelance” es estar disponible para lo que sea, en cualquier momento. Claro está, al poder trabajar de manera remota y virtualmente con una persona en otra parte del mundo, hace que consideres zonas horarias distintas.

Por eso es necesario planificarse y no permitir cosas demás por un dinero extra o por “no quedar mal” con un cliente. No todos los ilustradores tenemos la dicha de trabajar con personas familiarizadas con lo que hacemos, así que es necesario enseñar al cliente que este tipo de trabajo de “hacer dibujitos” tiene su orden.

Esto de arriba lo digo porque he pasado muchos desvelos innecesarios, a punta de sacar más trabajos. A la larga terminó cansada y al día siguiente no puedo ni dibujar un círculo. No es cuestión de solo cuidar tu sueño o salud mental, sino también tu mano, al no forzarla más de la cuenta.

En la noche trato de no exponerme tanto a pantallas (sólo un capítulo en Netflix… o dos), dibujo a mano ideas para proyectos personales o simplemente me desconecto para descansar de verdad.

Espero les haya gustado este vistazo en mi día a día y que les haya dado ideas de cómo organizarse mejor trabajando desde casa. Sé que lo ideal es tener un espacio de trabajo separado de donde se descansa, pero trato de hacer lo mejor con lo que dispongo en los momentos: lo importante es disciplina cuando se tiene el tiempo para trabajar y luego descansar (y no caer en tentaciones de una siesta salvaje).

Recuerden dejar su correo en la cajita de suscripción para recibir las actualizaciones directamente en su bandeja de entrada ♥

¡Gracias por leerme!firma_fabi

Posted by:Fabiana Parra

Soy una comunicadora visual venezolana con amor hacia las flores y una manía por dibujarlo todo. Me gusta escribir sobre la creatividad, el café y documentar mis experiencias desarrollando proyectos de ilustración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s